Vital Way

Salud y Bienestar


Deja un comentario

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES

vitamina-F-acidos-grasos-esenciales

¿Qué son los ácidos grasos esenciales? Todos hemos oído que el exceso de grasas y colesterol es perjudicial para nuestra salud, pero ¿es siempre el caso? Una de las ideas erróneas más difundida es que todas las grasas son perjudiciales para el organismo. Sin embargo, algunas son incluso necesarias para nuestra salud y longevidad. A este tipo de sustancias se le conoce colectivamente con el nombre de ‘ácidos grasos esenciales’. Como estas grasas no pueden ser sintetizadas por el organismo, es necesario obtenerlas de fuentes externas, bien a través de los alimentos, bien a través de suplementos de empresas nutricionales.  Los ácidos grasos más comunes son el omega-3 y el omega-6. Veamos brevemente por qué son tan importantes estas sustancias y dónde podemos encontrarlas.

¿Por qué son importantes los ácidos grasos esenciales?

Como queda dicho, existen algunos nutrientes que el cuerpo no puede elaborar. Las grasas omega-3 y omega-6 pertenecen a esta categoría. Como pese a ello necesitamos estas grasas, reciben el nombre de ‘ácidos grasos esenciales’. Los ácidos grasos omega-3 son responsables del buen funcionamiento de los órganos. También son esenciales para que los glóbulos rojos transporten oxígeno a las distintas partes del organismo. La omega-6 ayuda a aliviar las enfermedades de la piel, trata la artritis e incluso previene algunos tipos de cáncer. Una carencia de ácidos omega-3 puede provocar problemas de memoria y visión, un ritmo cardíaco irregular y una deficiente respuesta inmunológica. Las personas que no ingieren suficientes ácidos grasos omega-6 sufren mayor riesgo de padecer cáncer y podrían desarrollar problemas articulares en el futuro. Lo irónico sobre los ácidos grasos es que casi todas las personas sanas ingieren cantidades suficientes, pero no las aprovechan debido a que la ingesta masiva de azúcar refinada bloquea la capacidad del organismo para absorber tan necesarias sustancias.

¿Qué alimentos contienen ácidos grasos esenciales?

Como mencionábamos antes, los alimentos que contienen estos ácidos grasos esenciales son muchos y variados. Los ácidos omega-3 se encuentran en el atún, el salmón, las espinacas, las nueces, el aceite de linaza y las semillas de sésamo. La variedad omega-6, por su parte, se encuentra en el aceite de oliva virgen, el pollo, los pistachos y el ya citado aceite de linaza. Es importante reseñar que todos estos alimentos deben ser lo más orgánicos posible. Por ejemplo, el salmón genéticamente modificado (muy común en Estados Unidos) contiene menos cantidad de estas grasas. De manera similar, la espinaca debe comerse fresca y no congelada. No olvidemos que aunque todos estos alimentos contienen ácidos esenciales, se sabe que ofrecen diversos beneficios más para la salud, especialmente para el corazón.

¿Pueden los suplementos proporcionar una fuente de ácidos grasos esenciales?

El principal motivo que lleva a muchas personas a tomar suplementos de estos ácidos es que los alimentos procesados contienen muchas menos cantidades. Además, la dieta moderna a veces no permite ingerir productos ricos en ácidos grasos esenciales. En ambos casos, los suplementos de calidad son un complemento bien recibido por cualquier dieta. Muchos centros nutricionales distribuyen  aceite de linaza en forma líquida o en comprimidos. La ventaja de este aceite es que contiene las dos formas de ácidos grasos, omega-3 y omega-6. También existen cápsulas de gel individuales que proporcionan los niveles necesarios de este nutriente vital. No obstante, es importante destacar que el consumo necesario variará dependiendo de las necesidades específicas de cada persona. Conviene consultar a un nutricionista u otro profesional sanitario antes de decidir la mejor opción. El consumo diario de estos ácidos esenciales es una excelente manera de fomentar la salud y la longevidad.

Life Extension

Anuncios


Deja un comentario

Propiedades del Comino Negro

comino negro

El comino negro, también llamado Nigella Sativa, es una planta herbácea de la familia de las Ranunculaceae, cuyo nombre alude al color negro (latín nĭgěr, “negro”) de sus semillas y al carácter cultivado de dicha planta (latín sǎtīva, “cultivado”).

Se trata de una planta anual que florece en primavera y verano, de tallo erecto de 20 a 40 centímetros de altura, con flores blancas pudiendo ser ligeramente azuladas en los bordes de los pétalos. De la planta emana un olor aromático parecido al de la nuez moscada. El fruto es una gran cápsula que se compone por 3-7 folículos unidos, y cada uno contiene numerosas semillas, que son las que realmente tienen las propiedades curativas, ampliamente conocidas ya desde la antigüedad.

Es originaria de Siria, pero perfectamente aclimatada al clima mediterráneo, tradicionalmente conocida en Oriente Medio, África y Asia como la semilla bendita, debido a sus cualidades y poderes curativos para muchas enfermedades. Además ahora también se conoce en América y Europa.

Propiedades del Comino Negro

El grano y el aceite de Nigella Sativa producen un importante efecto positivo para la salud, debido a que contienen unos 100 componentes: aceites aromáticos, vitaminas, enzimas, ácidos grasos esenciales, fosfato, hierro, fósforo, carbohidratos, carotenos, encimas antiácidas, calmantes y estimulantes. Contiene sustancias activas antiinfecciosas, que aumentan la respuesta inmunitaria, destruyendo todos los virus, hongos, microbios, parásitos y bacterias. También aumenta la eliminación de ácido úrico, y es un poderoso antioxidante y broncodilatador.

El comino negro es una rica fuente de acidos grasos poliinsaturados. Estos ingredientes juegan un rol clave en la salud cotidiana y el bienestar. Ayudan en la regulación del metabolismo, eliminan las toxinas del cuerpo, equilibran los niveles de insulina, regulan el colesterol, mejoran la circulación y las funciones del hígado.
Contiene un 58% de ácidos grasos, la mayoría de omega 3 y 6. Estos son necesarios para la formación de prostaglandina E1 con funciones antiinflamatorias y analgésicas.

El comino negro contiene un porcentaje significante de proteínas, carbohidratos y aceites grasos esenciales, así como acido linoléico, acido oléico, calcio, potasio, hierro, zinc, magnesio, selenio, niacina, vitamina A, vitamina B, vitamina B2 y vitamina C.

Historia del Comino Negro

El aceite de Nigella Sativa fue encontrado en la tumba de Tutankhamón (le llamaban “el aceite de los faraones”). Se sabe que fue utilizado por Cleopatra por sus cualidades de salud y belleza.

El griego Dioscórides usó la semilla negra en los dolores de cabeza, congestión nasal, dolor de vientre y parásitos intestinales.

Hipócrates consideró el comino negro como un buen remedio en desórdenes digestivos y hepáticos.

Los primeros escritos referentes al comino negro en la tradición judeocristiana se encuentran en el libro de Isaías, en el Antiguo Testamento, donde se nombra una planta oscura que significa Nigella.

Ibn Sina, el autor del “Canon de Medicina” -uno de los más famosos libros en la historia de la medicina de la tradición árabe-, recomienda el comino negro como estimulante del metabolismo y reconstituyente. La medicina Ayurvédica lo aprecia por sus muchas cualidades: amargor, calor y estimulante natural. Lo usan para una gran variedad de enfermedades como: hemorroides, hepatitis, fiebre, diarrea, tos, parasitosis, etc.

Estudios del Comino Negro contra el cáncer

En el laboratorio de Investigación del Cáncer de la Isla de Hilton Head, al sur de California, U.S.A., uno de los estudios experimentales más extensos sobre las propiedades del comino negro hechos hasta ahora, prueba que el aceite de Nigella Sativa es activo y eficaz en el tratamiento de tumores cancerosos, sin los negativos efectos de la quimioterapia.

Los estudios mencionados demostraron un incremento en el crecimiento promedio de las células de la médula ósea en cifras de hasta el 250% y una inhibición en el crecimiento de los tumores cancerosos de un 50%. También confirmaron su eficacia como antibacteriano y antimicótico.

Principales propiedades del Comino Negro

– Cáncer de páncreas.

Investigaciones recientes han arrojado que el aceite de las semillas de comino negro es muy efectivo para tratar el cáncer de páncreas, especialmente en etapas tempranas de la enfermedad.

– Piel.

También este aceite se emplea para tratar diversas enfermedades de la piel como son: las alergias, el acné, la psoriasis, las quemaduras y los escozores.

– Sistema inmunológico.

Uno de los usos más positivos de las semillas de comino negro es para fortalecer el sistema inmunológico. Su consumo estimula la energía del cuerpo y restituye del cansancio. En combinación con el ajo, se le emplea para favorecer la armonía del organismo y evitar la destrucción celular.

– Problemas respiratorios.

El comino negro tiene la propiedad de curar problemas respiratorios como el asma, la bronquitis y los catarros. Se pueden masticar las semillas o preparar una infusión a partir de ellas. También se pueden reducir a polvo y mezclarlo con miel para luego ser ingerido.

– Dolor de muela.

Para aliviar el dolor de muela se mezcla aceite de semillas de comino negro con agua y se realizan enjuagues bucales con esta preparación.

– Epilepsia.

Se reconoce que las semillas de comino negro tienen propiedades anticonvulsivas, por lo cual pueden ser utilizadas por las personas que padecen epilepsia. Se prepara un extracto acuoso de dicho producto y se consume.

– Diabetes.

Si se toman 2 gramos de semillas de comino negro al día se reduce la glucosa y la resistencia a la insulina. Por eso debe es un alimento muy recomendado para las personas que padecen de diabetes tipo 2.

– Presión arterial.

Se aconseja usar una dosis diaria de 100 a 200 mg. de extracto de semillas de comino negro ya que disminuye considerablemente la presión arterial en pacientes hipertensos.