Vital Way

Salud y Bienestar


Deja un comentario

Xanthigen, una doble ayuda

Hoy os quiero hablar de Xanthigen, un milagroso producto capaz de ayudar al organismo a metabolizar la grasa pero también a cumplir una función antioxidante para frenar los signos del envejecimiento.

Como os digo siempre, nada sustituye la dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico pero también es verdad que existen productos capaces de ayudarnos a acelerar un poco los resultados y este es uno de ellos.

xantigen

¿Qué consigue?

Estos dos ingredientes combinados consiguen:

– Inducir poco a poco un incremento adicional del metabolismo basal.

– Reducir la acumulación de grasas.

– Incrementar la enzima Sirt-1 (sirtuína 1), que actúa como antioxidante, mantiene y repara las células, lo que consigue un efecto antiedad.

¿Cómo lo hace?

La clave está en la combinación de dos sustancias de origen natural: algas pardas (fucoxantina) y el aceite de semillas de granada (ácido púnico).

* Las algas pardas son capaces de  aumentar el gasto energético del cuerpo en reposo y actúa directamente sobre las células de grasa, limitándoles la absorción de nuevos ácidos grasos (lípidos sanguíneos).

* El aceite de semillas de granada reduce el tejido adiposo, quema de grasa, y suprime la producción y secreción de triglicéridos.

Xanthigen cuenta con el aval de laboratorios Omega Pharma, no contiene cafeína, ni teína y no tiene contraindicaciones en personas sanas.

Se presenta en cajas de 90 cápsulas (para un mes de tratamiento) y se toman 15 minutos antes de cada comida.

Aseguran que en dos meses se puede perder de 7 a 9 kg si se combina con buenos hábitos alimenticios, las personas que lo han tomado confirman de que han podido ver resultados notables a partir de las dos primeras semanas.

Anuncios


Deja un comentario

Adelgaza inteligentemente

«Nuestro cuerpo es nuestro jardín… Nuestra voluntad es el jardinero»

William Shakespeare

 

Las dietas han estado presentes desde hace muchos años, en concreto, desde el momento en que el patrón de belleza se decantó por la delgadez. Este interés por controlar la alimentación, ya sea por razones  de estética o por salud, se hace patente

sobre todo dentro del sector femenino,  que, por razones, siempre ha estado más expuesto a la imagen que el sector masculino. Si bien existe mucha gente que sigue estas modas, también es cierto que está creciendo un pequeño sector de la población que además de preocuparse por su físico también se preocupa por su bienestar emocional y su salud en general, buscando medidas saludables que no sólo le propicien perder unos kilos sino también adoptar unos buenos hábitos de vida.
Las dietas «milagro» poco a poco van siendo substituidas por pautas nutricionales saludables que acompañan a la persona hacia un cambio en sus hábitos de vida que le proporciona equilibrio físico, mental y emocional

El peso perfecto: ¿qué es?

Establecer el peso ideal de una persona no es fácil, pues tenemos que tener presentes los distintos factores que se encuentran implicados (masa muscular, agua, estructura ósea…).

En realidad, el peso ideal de una persona debería ser aquel que proporcione unas condiciones óptimas de salud y evite posibles enfermedades.

Existen diferentes parámetros para determinar el pesoideal de una persona. Este es el caso del Índice de Masa Muscular (IMC) establecido por la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el que hay que dividir el peso en kilos por la altura en metros multiplicada al cuadrado (kg/m2). Pero estas medidas son sólo de carácter orientativas, pues, por ejemplo, en el caso de los atletas que poseen mucha masa muscular podría darles resultados de un IMC con valores equivalentes a un sobrepeso cuando esto no sería real, ya que normalmente presentan poca grasa y mucha masa muscular, que pesa más.

El peso ideal de una persona es aquel en el que la persona se encuentra bien, tanto a nivel físico y mental como emocional y que se puede mantener en el tiempo mediante una dieta equilibrada basada en frutas, verduras, cereales integrales y proteína de buena calidad.

Para ello siempre es recomendable dejarse asesorar por un buen profesional de la salud

Cuando llevamos más kilos de los que nos pertenecen…

Son muchos los caminos que nos llevan a cometer excesos nutricionales a lo largo de la vida. Un desengaño amoroso, una situación estresante, o bien un momento alegre… Muchas personas acompañan estas emociones bien con compañeros que endulzan momentos de sufrimiento, como es el caso del chocolate, o bien que alegran buenas situaciones, como el alcohol y los aperitivos. Pero aparte del exceso de calorías existen otros factores que conducen al aumento de peso, como es la acumulación de tóxicos en el organismo. Esta situación aparece como resultado de los desajustes nutricionales que todos nosotros realizamos a lo largo de nuestra vida y las sustancias nocivas que recibimos a través de la respiración, por ejemplo. Además, el componente emocional es un factor importante a tener en cuenta a la hora de abordar el tema, pues según nuestro estado de ánimo optaremos por un tipo u otro de alimento. Si decidimos bajar de peso, primero de todo es importante dejarnos asesorar por un buen nutricionista para compartir nuestro objetivo y buscar una ayuda objetiva y profesional que tenga en cuenta nuestro estado emocional, nuestro estado físico y las necesidades nutricionales que tenemos que cubrir tanto a través de la alimentación como a través de la complementación natural.

El componente emocional es un factor importante a tener en cuenta a la hora de abordar el tema, pues según nuestro estado de ánimo optaremos por un tipo u otro de alimento.

Aprender a escuchar nuestro cuerpo.

 Saber qué nos está pidiendo nuestro cuerpo emocional, físico y psíquico es importante para conocer sus necesidades reales y evitar sustituir el vacío emocional por un alimento en concreto.

Nuestro cuerpo nos habla y nos susurra, pero la mayoría de las veces no le prestamos la suficiente atención. Problemas no resueltos, emociones tóxicas contenidas, pensamientos negativos o conversaciones pendientes nos generan malestar, y este malestar y vacío interior lo acostumbramos a llenar con alimentos. Solemos refugiarnos en la comida como una forma de mimarnos y de olvidar lo que realmente nos preocupa.

Por ello es importante saber escuchar nuestro cuerpo y descubrir qué emociones nos hacen comer despreocupadamente, pues este será nuestro principal instrumento que nos ayudará a cambiar y a mejorar nuestros hábitos de vida.

Nos sentiremos mejor y nuestro físico reflejará nuestro equilibrio interior.

No existen dietas milagro: existen cambios de hábitos.

En realidad no existen dietas milagro que vayan bien. Existen cambios de consciencia personales que favorecen la elección de nuevos y saludables hábitos de vida.

Es cierto que en el mercado existen muchas dietas «milagro»: monodietas a base de frutas (la dieta de la piña, la dieta de la alcachofa…), de verduras, con caldos y tisanas…Seguramente que si se siguen, funcionan, pero lo más importante es escoger un plan nutricional que se adapte lo mejor posible a las necesidades individuales de la persona, a sus gustos y a sus horarios y que pueda ser seguido en el tiempo.

Por ejemplo, una dieta depurativa, alta en proteína o hipocalórica puede ser una ayuda, un primer paso para acelerar, activar el metabolismo de la persona y favorecer la eliminación de líquidos y de tóxicos.

Pero de nada sirve hacer dieta si se vuelve a los errores iniciales. Lo más importante es la reeducación nutricional y cambiar de hábitos

Primer cambio en nuestros hábitos nutricionales: escoger la mejor calidad.

A la hora de seguir un plan para bajar de peso siempre se recurre a la restricción calórica.

Si bien es cierto que vivimos en una sociedad en la que los excesos en la alimentación son importantes, también es cierto que la calidad de los productos que consumimos deja mucho que desear. Además, son varios los estudios que sugieren que la calidad de la dieta está asociada con el sobrepeso y la obesidad.

Imaginaos que nos aconsejan realizar una dieta de unas 1.200 calorías. Esta suma de calorías bien la podemos conseguir a través de pan blanco, embutidos, quesos y carnes o bien la podemos conseguir con pan integral de buena calidad, legumbres, verduras, frutas, cereales integrales y frutos secos.

Con las dos dietas llegaremos a las 1.200 calorías, pero la calidad de las dos será muy distinta. Mientras que la primera estará formada principalmente por grasa saturada dañina para la salud y pocas vitaminas, minerales y fibra, la segunda destaca por su riqueza en fibra, vitaminas, minerales y grasas insaturadas, saludables para la salud del organismo. Realmente uno de los éxitos que asegura el peso deseado es la elección de alimentos de buena calidad, a ser posible ecológicos, ricos en nutrientes esenciales y el acompañamiento de la dieta con una buena complementación natural adaptada a los objetivos de cada persona.

También muchas veces hemos oído hablar sobre la depuración. Pues bien, tan sólo realizando un cambio consciente en nuestros hábitos alimentarios ya estamos realizando una depuración de toxinas, pues siempre que iniciamos una dieta estamos ayudando a desintoxicar el hígado porque la carga tóxica se ha visto reducida por la propia restricción alimentaria. Debemos tener presente que es muy importante mantener el hígado lo más sano posible, ya que realiza muchas funciones, entre ellas, depurar toxinas, facilitar la digestión de las grasas y almacenar glucógeno.

Si no tenemos un hígado limpio las funciones de nuestro organismo se verán debilitadas y tendremos menos facilidad para perder peso, nos encontraremos más cansados, sin energía y más pesados. Para favorecer la limpieza hepática, además de una buena propuesta nutricional existen plantas y otros principios activos presentes en los complementos nutricionales que acompañan y favorecen el proceso de desintoxicación del organismo, con lo que consiguen mejores resultados.

 

Lo ultimo en suplementacion para adelgazar :

Ácido clorogénico (Extracto de Café Verde)-

El ácido clorogénico encontrado en el extracto del  té verde puede reducir la absorción de hidratos de carbono que se consumen. Los estudios clínicos han sugerido que el ácido clorogénico usado como parte de una dieta sana ayuda a mantener los niveles normales de azúcar en la sangre. El ácido clorogénico también puede preservar los antioxidantes naturales en el cuerpo y disminuir la producción de radicales libres.

 

Mango Africano-

El extracto de la semilla de mango africano reduce el apetito manteniendo niveles adecuados de las hormonas leptina y adiponectina, que son las hormonas encargadas regular la sensación del hambre y la saciedad. También acelera el metabolismo promoviendo la utilización de las grasas como fuente de energía, a la vez que inhibe la transformación en tejido adiposo del exceso de azúcares.

 

Cetona de frambuesa-

Activa la enzima Lipasa, encargada de acelerar el metabolismo y quemar la grasa de reserva. Incrementa los niveles de adiponectina, una hormona segregada por la grasa que permite  mantener la sensibilidad a la insulina y evita la hiperinsulinemia crónica.

 

Picolinato de Cromo-

El picolinato de cromo ayuda a regular la glucosa en sangre y el metabolismo de la grasa. El picolinato de cromo reduce los antojos de azúcar y carbohidratos. También suprime el apetito, que es la forma en que puede ayudar a conducir a la pérdida de peso. Los estudios demuestran que el Picolinato de cromo mejora la sensibilidad a la insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre y puede servir como un suplemento de pérdida de peso seguro y fiable, incluso sin modificaciones de comportamiento adicionales, como la disminución de la ingesta calórica y el incremento del ejercicio.

 

L-Carnitina-

L- carnitina es un quemador de grasa potente ya que es responsable del transporte de las grasas en las células para ser usados para la energía en el cuerpo. Al elevar el nivel de carnitina muscular, se apoya el proceso de quema de grasa debido a que el cuerpo se vuelve más eficiente en el procesamiento de combustible, además de aumentar los niveles de energía.

La carnitina también mejorará el rendimiento físico quemando más grasa, ayuda a ahorrar glucógeno, promueve la limpieza de lactato muscular y aumenta la respuesta hormonal anabólica.

 

Alga parda-

Es un potente quemador de grasa y tambien un potente saciante, debido a la cantidad de alginatos, yodo y fibras que tiene.

 

Coleus forskohlii-

Es un miembro de la familia de la menta,  incrementa una enzima llamada adenilato ciclasa, que aumenta los niveles de otra enzima llamada AMPc (AMP cíclico), que se encuentra en la grasa. cAMP estimula entonces otra enzima, la lipasa sensible a hormonas, para quemar grasa. Además, mediante un mecanismo similar utilizando cAMP, coleus aumenta la producción de la hormona tiroidea lo que aumenta el metabolismo del cuerpo para quemar más calorías.

 

Naranja amarga-

La naranja amarga ayuda a reducir el apetito lo que ayuda a consumir menos calorías diarias. Es lo que se conoce como un “supresor del apetito“. También es un poderoso  termogénico y posee la capacidad de aumentar la tasa metabólica.

 

Amorphophallus konjac-

Es una fibra originaria de Asia que tiene la peculiaridad de aumentar hasta 300 veces su tamaño cuando entra en contacto con un líquido, por ejemplo con agua. el cuerpo no es capaz de asimilar completamente, de esta forma las calorías que proporcionan son muy bajas, casi nulas, llegando a provocar un efecto saciante en nuestro organismo, en resumen, ingerimos menos calorías y nos saciamos antes.

 

Garcinia Cambogia-

Contiene ácido hidroxicítrico (HCA) , que ayuda a suprimir el apetito y aumenta la quema de grasa. La teoría detrás de garcinia cambogia es que HCA inhibe una enzima llamada citrato liasa que convierte el exceso de carbohidratos en grasa. Al inhibir esta enzima, el cuerpo aumenta la oxidación de carbohidratos, o en pocas palabras, quema los carbohidratos adicionales.

 

11

 

 

Dieta Vital WAY

Sin alimentos prohibidos, sin pasar hambre y cuidando tu salud, En Vital Way conseguirás una buena línea, lograras tu peso ideal y no necesitas renunciar a comer bien.

 

“NO TE PONEMOS A DIETA” simplemente te enseñamos en que consiste comer bien y como hacer de ello un hábito.